Medicina funcional

En la medicina funcional se usa un modelo que ataca la enfermedad crónica de una manera integrada a los sistemas biológicos. He aquí algunos de los principios de la “medicina funcional”:

1- Individualidad bioquímica de cada paciente
2- Medicina personalizada
3- Balance dinámico de factores internos y externos
4- Promoción de vitalidad
5- Promoción de que los sistemas biológicos funcionen a un alto nivel

El primer principio evalúa la individualidad bioquímica. Muchas enfermedades metabólicas producen factores defectuosos o deficientes debido a mutaciones genéticas espontáneas o ya predispuestas por nuestros genes. En estos casos podemos tratar al paciente con dosis altas de vitaminas que pueden aumentar la actividad de la enzima o cofactor deficiente tratando el desbalance o disfunción biológica.

En la medicina funcional nos centramos en el paciente utilizando un enfoque holístico y utilizamos un régimen terapéutico para identificar signos y síntomas de un desbalance o disfunción.

He aquí una lista de los desbalances fundamentales:
1- Sistema gastrointestinal
2- Sistema inmune
3- Procesos inflamatorios
4- Estrés oxidativo
5- Detoxificación
6- Regulación de hormonas y neurotransmisores
7- Balance estructural
8- Mente y espíritu

Entre estos sistemas hay una red de interacciones complejas entre el uno y el otro. En muchas ocasiones con solo balancear el sistema gastrointestinal e inmunológico, eliminamos los síntomas de la enfermedad, disfunción o desbalance. Esto nos devuelve el bienestar y vitalidad a todos nuestros sistemas biológicos.